Logo del sitio

Cómo decirle a una persona que es tóxica y no quieres tener ninguna relación con ella

  • La responsabilidad está en quien ejerce la toxicidad pero también en quien no sabe poner límites, se deja invadir o es demasiado permisivo.
  • Debemos potenciar la seguridad en nuestro discurso y comunicar lo que se quiere de forma asertiva. Por el contrario, hay que alejarse de la ambigüedad, los rodeos y los dramas para que no haya malentendidos.
Es importante poner límites y ser asertivo
Es importante poner límites y ser asertivo
Goodstudio

El término ‘persona tóxica’ es uno de los más usados (y buscados) de los últimos tiempos, sin embargo, quizás sea más correcto hablar de comportamientos tóxicos para definir aquellas acciones ejercidas por otros que provocan consecuencias negativas en nosotros mismos. La responsabilidad, en una gran parte, está en quién ejerce la toxicidad pero también en quien no sabe poner límites, se deja invadir o es demasiado permisivo. Marcar está línea de separación está pues en manos de quien sufre este 'envenenamiento emocional'.

Pero, ¿cómo alejarse de las personas con comportamientos tóxicos? Cuando esas personas no forman parte de nuestro entorno habitual resulta mucho más sencillo limitar el contacto físico, sin embargo, si se convive con ellas o pertenecen a nuestro mundo (compañeros de trabajo, familiares, amigos...) los expertos recomiendan seguir algunos consejos para aprender a tratarlas y establecer estos límites:

El primero de ellos es fundamental y consiste en no sentirse mal por adoptar una actitud ‘egoísta’. Hay que priorizar las necesidades básicas de cada uno por encima de intentar ser buena persona con todo el mundo, y sobre todo, con quienes nos perjudican.

Tener en cuenta que es una respuesta totalmente lógica intentar alejarse de todas esas personas que buscan aprovecharse de nosotros, dañarnos, o que, simple y llanamente, no nos hacen ningún bien.

Si por el motivo que sea no podemos alejarnos físicamente de esa persona tóxica es importante trabajar de forma constante la autoestima y la confianza en uno mismo para evitar sucumbir a sus ataques psicológicos, su negatividad y los sentimientos de culpabilidad que pueden crear en nosotros.

Practicar la asertividad. Si creemos que una persona intenta manipularnos debemos mantenernos firmes en nuestras opiniones, ser tajantes y saber decir que ‘no’. Esta es la herramienta clave para limitar la influencia que otras personas pueden tener sobre ti.

Aprender a reconocer las emociones negativas que esa persona tóxica intenta provocar en nosotros: sentimientos de culpa, remordimientos, avergonzarnos o dar pena son sus estratagemas más habituales.

Si aún así estamos dispuestos a dar un paso más y alejarnos de una manera definitiva de esa persona tóxica los especialistas recomiendan seguir estos pasos:

- Para empezar, habría que comenzar por analizar detenidamente cuáles son los motivos por los que esa persona nos hace sentir mal así como las necesidades o expectativas que no cubre. Este es un proceso fundamental para arrojar luz sobre lo que le tendremos que comunicar posteriormente. Si tenemos claro que esa persona es tóxica y nos está haciendo daño, ha llegado el momento de marchar distancia física y emocional. No se trata de dejarse llevar por impulsos, sino de meditar y reflexionar sobre el tipo de relación que tienes con esa persona.

- Comunicar a una persona que queremos cortar nuestra relación con ella es todo reto y presupone afrontar una situación muy complicada. Aunque la actitud de esa persona tóxica nos esté haciendo daño, planteárselo sin cortapisas va a provocar que probablemente se ofenda, busque la confrontación o intente manipularnos para que cambiemos de opinión.

Los expertos recomiendan buscar un momento y un lugar adecuado para mantener esa conversación y preparar un pequeño guión, aunque sea mental, de lo que se va a decir, las respuestas que podrías tener que dar ante hipotéticas preguntas por su parte y la actitud que debes mantener ante sus previsibles reacciones. La planificación es fundamental para cortar por lo sano una relación tóxica.

- La asertividad vuelve a jugar un papel fundamental a la hora de comunicar a una persona que queremos dejar de relacionarnos con ella. Debemos potenciar la seguridad en nuestro discurso, que el mensaje se entienda y comunicar bien lo que quieres. Por el contrario, hay que alejarse de la ambigüedad, los rodeos y los dramas para que no haya malentendidos.

- A pesar de la claridad en nuestras palabras no se trata de ser crueles sino empatizar con el otro. Se puede mostrar apoyo a esa persona pero siempre dejando claro que la decisión de cortar la relación no es negociable. Se trata también de motivar la reflexión en la otra persona. Es probable que ni quiera cambiar ni le interese pero al menos le dejaremos claro lo que pensamos sobre sus actitudes tóxicas y el daño que ocasionan.

- Hacerle ver que lo que se le está diciendo no es nada personal, que no es algo que vaya contra él sino con una decisión que viene determinada por los perjuicios que nos están ocasionando sus actitudes. Es importante estar alerta a los posibles síntomas del chantaje emocional, es posible que intente ‘dar la vuelta a la tortilla’ y utilice la situación para provocar una llamada de atención o hacerte sentir culpable.

- Tras esa conversación lo ideal es alejarse de esa persona tóxica y evitar todo contacto inclusive en redes sociales para no caer en la tentación de seguir pendiente de sus movimientos. Seguir trabajando la autoestima y los límites para no dejarse llevar por la pena o la culpabilidad y tener claro que toda ruptura personal pasa por diferentes fases que hay que aprender a gestionar, ya la sensación de liberarse de esa toxicidad puede alternarse con la nostalgia en otros momentos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento