Daniela Toro, fisioterapeuta creadora del método Face Fit: "La musculatura facial es clave y la tenemos muy olvidada"

  • Daniela Toro Mattozzi, fisioterapeuta experta en dolor orofacial, acaba de publicar su primer libro, 'El método Face Fit'.
Daniela Toro, fisioterapeuta y creadora el método face fit
Daniela Toro, fisioterapeuta y creadora el método face fit
Cedida /Editorial MR

Daniela Toro, fisioterapeuta especializada en la zona orofacial, empezó a colgar en Instagram algunos de los ejercicios que recomendaba a sus pacientes para facilitarles hacerlos en casa. Cuando empezó el confinamiento, sus seguidores se dispararon. Fue entonces cuando empezó a recopilar sus ejercicios y dar forma a lo que ha bautizado con Face Fit, un método de entrenamiento, para los músculos del rostro y el cuello que, además de mejorar nuestra salud, mejora el aspecto del rostro. Para empezar a practicarlo, solo tenemos que ver sus vídeos de Instagram o hacernos con El método Face Fit, un libro en el que recopila todos los ejercicios que nos harán conseguir un rostro más fit y saludable.

Acabas de publica el libro El Método Face Fit. ¿Cómo surgió la idea?

Yo soy fisioterapeuta especializada en la zona orofacial, y siempre he tratado a mis pacientes con los ejercicios que hago en mis vídeos, aunque a la hora de la verdad, los pacientes casi nunca hacen los ejercicios que los fisios mandan. Entonces, decidí colgar una serie de vídeos en Instagram para que mis pacientes los vieran y los hicieran como complemento a mi tratamiento. Durante el confinamiento, mi actividad se suspendió y empecé a desarrollar más esa parte on line y a colgar muchos más ejercicios, y no solo para mis pacientes, sino para todo el mundo, porque con la pandemia, mucha gente empezó a tener bruxismo por el estrés, a sobrecargar más el cuello por el teletrabajo… Además, me dedique a recopilar y a escribir todos mis ejercicios y rutinas para mejorar, tanto a nivel de salud como de belleza. Luego, una de las editoras, que me seguía en Instagram, me propuso hacer el libro. La propuesta llegó en el momento justo.

¿Qué importancia tiene la musculatura facial y por qué no la entrenamos como cuando vamos al gimnasio a hacer abdominales, brazos o glúteos?

La musculatura facial es una zona muy importante y, sin embargo, la tenemos muy olvidada. Por ejemplo, gran parte de nuestro lenguaje no verbal lo hacemos con la cara, la mandíbula se mueve todo el tiempo, también la lengua… Son musculaturas que están casi siempre activas en algunas zonas, y se pueden contracturar con facilidad y, en otras zonas de la cara pasa lo contrario, que están poco tonificadas y por eso notamos antes las arrugas, flacidez, etc. Tratar la musculatura de la cara es tan importante como tratar el hombro si tenemos una lesión…, porque hay lesiones muy frecuentes en la articulación temporomandibular, que provocan muchos dolores y molestias, en las cervicales por no movilizarlas y tener el cuello poco tonificado…

“A nivel de salud, el Face Fit mejora y previene problemas de bruxismo, acufenos dolores de cabeza…”

¿Qué beneficios tiene el Face Fit? Porque aseguras que ayuda tanto a nivel de salud como de belleza…

A nivel de salud, mejora y previene problemas de bruxismo, de acufenos provocados por sobrecargas en la musculatura de la mandíbula, dolores de cabeza provocados por punto gatillo en el cuello… Es un excelente complemento de la terapia con el fisioterapeuta en consulta e incluso para complementar terapias psicológicas, pues muchas veces estos problemas vienen por el estrés.

Y en cuanto a la belleza, me di cuenta de que mis pacientes, después de mis sesiones salían con la cara mucho más relajada, con la piel mejor, más luminosa… y que eso duraba si hacían los ejercicios en casa. Y esto ocurre por varios motivos. Primero, porque el músculo le da estructura a la piel, si el músculo está hipotónico, con poco tono muscular, nuestra piel va a estar más flácida, mientras que si está demasiado tonificado, va a tener tensión y más arrugas, por eso es importante el equilibrio. Para conseguirlo, hay que tonificar las zonas flácidas y relajar las que están hipertónicas. Hay que relajar, por ejemplo, el masetero, que es con el que masticamos, y las zonas como el ceño o los ojos. O tonificar los pómulos, porque con los años, se va perdiendo musculatura y aparece flacidez, el surco nasogeniano, etc. Lo mismo ocurre con la papada… Además de a conseguir este equilibro, el Face Fit nos ayuda también a ser conscientes de nuestra musculatura y a evitar, por ejemplo, algunos hábitos que hacemos de manera consciente, como arrugar la frente cuando ponemos cara de sorpresa. También, gracias a los ejercicios, a los masajes, elevamos la circulación de la zona, hay más aporte sanguíneo y la piel está más nutrida y luminosa.

¿En qué se diferencia tu método de otros, como el Face Yoga, de Fumiko Takatsu, por ejemplo?

La primera diferencia es la parte de salud, que en el Face Fit es muy importante y otros métodos son sobre todo estéticos. Yo soy fisioterapeuta y trato problemas de salud, solo que, además, los ejercicios que hacemos para mejorar esos problemas de salud, mejoran mucho el aspecto del rostro. Otras diferencias es que hay ejercicios intraorales, hay mucha terapia manual… es más un entrenamiento.

La gente que quiera empezar, ¿qué le recomendarías?

Pues hay una cosa que yo recomiendo siempre y que es superimportante, y es que pongan siempre la lengua arriba detrás de los dientes, como si dijeras ‘n’. De esta manera no hay contacto dental, no hay tanta tensión y mantenemos mucho mejor nuestra postura. Primero es recomendable empezar con los ejercicios de movilidad y estiramiento, y después ir tonificando. En el libro hay un montón de rutinas y se pueden ir combinando en función de lo que necesitas, de si te duele algo ese día. Podemos empezar a hacerlo cuando realizamos nuestra rutina facial, delante de un espejo y siempre siendo conscientes de la musculatura que estamos moviendo.

“Me di cuenta de que mis pacientes, después de mis sesiones, salían con la cara mucho más relajada, con la piel más luminosa… y que eso duraba si hacían los ejercicios en casa”

En tu libro aparecen muchas rutinas, ejercicios… ¿Bastaría para ponerse a practicar o recomiendas acudir primero a un profesional?

Si es una persona sana que solo quiere prevenir problemas o mejorar su rostro, con seguir las rutinas que recomiendo en el libro y en mis vídeos de Instagram, bastaría, pero si hay ya algún problema de dolor, contracturas… es mejor ir primero a un profesional y, de paso, consultarle los ejercicios de Face Fit que quieres empezar a hacer para complementar y que te recomiende. En este caso, el libro sería una ayuda extra a los profesionales sanitarios.

¿Cuánto tiempo lleva una rutina de Face Fit? ¿Se tiene que hacer todos los días?

Una rutina puede durar entre 10-15 minutos y se recomienda mínimo cuatro días a la semana, pero, al igual que ocurre cuando hacemos ejercicio en el resto del cuerpo, hay que ser constante e incorporarlo a nuestra rutina, en nuestro estilo de vida. En un mes, si somos constantes, ya podemos notarnos el rostro mucho más fit, más luminoso, con menos dolor…

En tu libro dedicas un capítulo a la respiración. ¿Por qué?

En este caso, sobre todo por el tema de la postura porque si nuestra respiración es muy agitada, superficial, con la parte de arriba de los pulmones… nuestra postura es peor, los hombros están adelantados, se sobrecargan los escalenos y, además de que no nos oxigenamos bien, aumentan los problemas de vértigos, mareos…

¿Tiene el Face Fit alguna contraindicación?

Sí, hay algunos casos en los que no se recomienda. Si has tenido alguna operación reciente en la zona, y las primeras semanas después de haberse hecho un tratamiento con toxina botulínica, ácido hialurónico y de hilos tensores. Después de unas semanas se puede empezar, pero siempre consultándolo con tu doctor. Tampoco es recomendable hacer los ejercicios o masajes en el cuello si tienes problemas de tiroides, pero en el rostro no habría problema.

¿Llegará el día en el que haya entrenadores también de Face fit en los gimnasios?

¡Ojalá! Porque como también comento en el libro, donde he incluido un tema sobre el cuerpo, existe una conexión de la cara con el cuerpo, no podemos separarlo. Por ejemplo, cuando haces abdominales tipo crunch y aprietas la lengua contra el paladar y abres la boca, las cervicales no sufren tanto. Saber cosas como estas es muy importante para la salud. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento