Logo del sitio

Consultorio de sexo: "Mi novio me ha sido infiel y le he perdonado, ¿pero cómo puedo gestionar esto y dejar de estar obsesionada?"

Consultorio de sexo.
Consultorio de sexo.
Saint de Pixabay. / Montaje: 20minutos.

Ya tienes aquí una nueva entrega del consultorio de sexo que cada semana te trae 20minutos. Para plantear tu pregunta escribe a consultoriosexo@20minutos.es.

Estas son las respuestas de esta semana que ha dado nuestro experto, Santiago Frago.

Sueño con hacer un trío

PREGUNTA Llevo un tiempo, unos dos meses, con sueños sexuales sobre hacer un trío. No son fantasías en estado de vigilia, que eso lo hemos podido imaginar todas, sino que son sueños de los que luego me acuerdo.

Lo de soñarlo me ha pasado varias veces en estos dos meses, y es muy placentero: mi marido y yo y otro hombre. ¿Debo dar el paso a hacerlo? Aunque somos una pareja de mente bastante abierta, temo la reacción de mi marido. No sé qué hacer. Gracias. Estíbaliz, 32 años.

RESPUESTA DEL EXPERTO Los sueños en general y los sueños eróticos en particular, traducen situaciones, experiencias, fantasías y/o deseos vividos en nuestra fase de vigilia. Los sueños eróticos son siempre un camino para conocer mejor nuestra realidad sexual.

Su interpretación siempre ha sido objeto de análisis y estudio. Deseos eróticos reprimidos, escenas eróticas interesantes vividas o deseadas, insatisfacción o satisfacción sexual….de todo ello pueden “hablar” nuestros sueños eróticos. En todo caso suelen ser indicativos de buena salud e interés sexual.

Si los sueños eróticos se acompañan de experiencia orgásmica vivida, puede indicar que nuestra vida erótica individual o compartida ha de activarse.

Entrar, por otro lado, en un marco abierto en el plano erótico, es decir, un marco liberal donde las parejas buscan elementos terceros con los que compartir cuerpo y no corazón, requiere conversaciones pausadas, sinceras y relajadas donde cada cual exponga su punto de vista sobre el tema y que permita valorar las ventajas e inconvenientes de la decisión.

Si estáis en un marco estable de relación y las circunstancias de convivencia y de intimidad son positivas, posiblemente tu pareja agradezca este gesto de sinceridad por tu parte, que os puede permitir explorar las nuevas necesidades eróticas de cada uno y exponer los miedos en su caso.

Si tras la conversación os mantenéis en la indecisión, sugiero consultéis a un profesional de la Sexología de vuestra zona, para que os asesore y pueda valorar si esa posibilidad de innovación en el terreno erótico puede reportar más beneficios que perjuicios.

Le duele al hacerlo por el grosor de mi pene

PREGUNTA Hace unos meses volví con una pareja anterior, después de un par de años. En este tiempo cada uno hemos tenido nuestras relaciones o parejas, pero desde que volvimos tenemos problemas en la cama.

Desde nuestra primera etapa me ha crecido el grosor del pene y asegura que es mucho mayor que el de su ex y cada vez que vamos a “hacerlo” dice que le duele y tenemos que parar.

Hemos probado con lubricantes, aumentar la excitación con preliminares e ir más despacio, pero seguimos teniendo que parar al poco tiempo y me supone una pequeña frustración. Creemos puede ser todo mental, ¿cómo podemos trabajar en ello?

RESPUESTA DEL EXPERTO Es difícil evaluar y concretar, desconociendo vuestra edad, salud y estilo de vida, el motivo de las molestias genitales durante la penetración. No obstante, no parece causa explicativa razonable las modificaciones del grosor de tu pene, ya que es un órgano anatómico que no modifica su estructura a partir de cierta edad.

En todo caso, lo prioritario es desvincular el encuentro erótico al dolor, lo que significa retomar vuestra vida erótica, excluyendo de momento el juego de la penetración o acogimiento vaginal y exploréis otras formas de erotismo.

Una vez hayáis vuelto a asociar el encuentro erótico con el placer, los miedos se irán diluyendo y podréis intentar de nuevo añadir el juego coital.

Si persisten las molestias, sugiero que tu pareja acuda a una consulta médica para descartar alguna patología orgánica. Si la revisión ginecológica concluye que la causa no es orgánica, acudid a un profesional de la Sexología para que os diseñe una estrategia de tratamiento personalizada.

Convivo con los celos

PREGUNTA He descubierto que mi novio me ha sido infiel, le he perdonado, pero no consigo dejar de pensar en su infidelidad, ¿cómo conseguir dejar de estar obsesionada con el tema? Desde que ocurrió el incidente convivo con celos muy a menudo, ¿cómo puedo gestionarlo?

RESPUESTA DEL EXPERTO Una infidelidad sexual descubierta, en un marco relacional de exclusividad erótica, puede conllevar una pérdida de la confianza y una constelación de síntomas y sensaciones comunes: rabia, humillación, decepción, pérdida de autoestima, celos y dificultades eróticas derivadas de pensamientos intrusivos.

La infidelidad sexual no va necesariamente unida a una insatisfacción sexual y/o relacional, aunque sí suele constituir un indicativo de la necesidad de dinamizar y activar la vida de pareja; en cualquier caso, conlleva vivir un cierto duelo que es más fácil superar con ayuda profesional.

No obstante, te indico algunas sugerencias para ir manejando la situación:

1. Habla con tu pareja de tus emociones y de tus pensamientos obsesivos recurrentes.

2. Analizad en común posibles causas que han llevado a la infidelidad con el objetivo de acelerar el proceso de “duelo”.

3. Tu pareja ha de luchar por la relación y esto has de sentirlo para poder ir superando la desconfianza y tu emoción celosa.

Conviene recordar que los celos se componen de tres elementos esenciales:

1. Posesividad

2. Miedo a la pérdida

3. Sospecha/certeza de un rival.

La emoción celosa ocasiona fragilidad, inseguridad y temor; y suele conducir al peligroso “juego de los celos”: “la persona no celosa evita comentar hechos o inventa situaciones para evitar malos entendidos ante la pareja celosa y que finalmente, al descubrirse, acaban provocando más problemas”.

Es decir, uno diseña estrategias para evitar problemas, y esas estrategias acaban amplificando el problema.

El juego de los celos incluye además otras reglas muy perversas: controlar a la pareja, mirar su móvil, leer los emails que recibe, seguirle… que lejos de aliviar la situación la empeora.

Los celos son la “enfermedad” que mayor dolor y malestar ocasiona en las relaciones de pareja: al celoso le genera infelicidad y angustia y al no celoso le genera desencanto y desamor.

Para superar los celos es fundamental:

1. Reconocerse como celoso y seguir siendo celoso, pero que los celos no limiten ni coarten la libertad del otro, es decir, podemos decir a la pareja: “sufro mucho cuando te veo hablando con otro/a”, para expresar mis emociones, pero sin que esto haga que tu pareja deje de hablar con otras personas.

2. Asumir la responsabilidad de “ser celoso” para convivir con los celos y darse cuenta de que si tu pareja ha tomado la decisión de estar contigo (pudiendo no estar contigo), es porque para él/ella eres más importante y valioso que tus “rivales”.

3. Hablar desde los sentimientos, es decir, no es mi pareja la que hace o no hace tal cosa, soy yo cómo me siento ante los comportamientos de mi pareja.

4. Es interesante asumir que los celos son una emoción humana y que sentimos celos al igual que sentimos alegría, tristeza, enfado o amor, y lo que tenemos que hacer es aprender a gestionarlos para convivir mejor con ellos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento