Consultorio de Sexo: "En la postura del 'perrito' solo funciono si he ingerido una cantidad considerable de alcohol"

Una pareja en la cama.
Una pareja en la cama.
20minutos

Ya tienes aquí una nueva entrega del consultorio de sexo que cada semana te trae 20minutos. Para plantear tu pregunta escribe a consultoriosexo@20minutos.es.

Estas son las respuestas de esta semana que ha dado nuestro experto, Santiago Frago. Puedes consultar su web aquí.

imaginar sexo entre chicos

PREGUNTA Desde hace unos años me ha dado morbo el sexo entre dos chicos, pero a la hora de probarlo no me siento cómodo. Es una sensación rara ya que me gusta imaginarme en esa situación, pero cuando lo estoy haciendo no disfruto como debería hacerlo. ¿Qué puede ser?

RESPUESTA DEL EXPERTO El erotismo constituye un jeroglífico personal muy singular, de carácter biográfico y conformado por una serie de elementos que lo hacen único y exclusivo en cada persona.

El amor y la biología unen sus fuerzas en el encuentro erótico y allí los estímulos visuales, auditivos, táctiles, olfativos, gustativos y cerebrales entran en acción.

Las fantasías eróticas no siempre queremos realizarlas porque son divertidas y estimulantes en sí mismas; si la fantasía la queremos llevar a la práctica, se convierte en deseo.

Los “deseos” pueden llevarse a la práctica si nos apetece, si es posible y si es compartido por la pareja, en su caso.

En la “fantasía” no existen límites, es perfecta y todo es a nuestro estilo, sin frenos ni barreras; los “deseos” sí pasan por el código de valores personal y diferente para cada persona.

Tu fantasía cerebral te viene a decir que te gustaría un juego erótico con otro chico, pero cuando tu fantasía pasas a convertirla en deseo y la ejecutas la fantasía real ya no es tan interesante. En resumen, tu biología y tu código biográfico de valores no siguen ritmos paralelos, lo que suele ser habitual en la mayoría de las personas.

Falta de periodo con 31 años

PREGUNTA Soy una mujer de 31 años. Hace unos tres años, por problemas de estrés, laborales, familiares... tuve una gran pérdida de peso; llegué a perder durante más de un año la regla. Desde que perdí peso no tenía ganas de sexo con mi chico.

Hace un año y medio aproximadamente recuperé el periodo menstrual pero sigo sin deseo. Cuando lo hacemos, me duele bastante; es una sensación bastante rara, como si mi parte fuese más pequeña y no entra bien, me duele y escuece y no llego al final.

¿Puede ser que tenga algo que ver con lo del peso y la falta del periodo menstrual? ¿Alguna recomendación para el dolor? ¿Alguna para que me apetezca más?

RESPUESTA DEL EXPERTO Es difícil dar una respuesta sencilla a tu pregunta sin conocer datos de tu persona relativos a: estado integral de salud, toma o no de fármacos, estilo de vida, idea de amor y dinámica de relación.

Si descartamos que tu deseo esté afectado por algún disturbio hormonal o por el efecto secundario de algún fármaco, convendría evaluar, y en su caso evitar, el denominado “juego de las hipotecas”.

Este juego básicamente consiste en la expectativa, en tu caso entendible, de esperar que el deseo perdido vuelva a resurgir, una vez restablecida de tus problemas laborales y familiares. Es decir, se ponen en marcha una serie de hipotecas que anulan la posibilidad de que el deseo se manifieste.

Te enumero algunas:

1. “Deseas y esperas tener deseo”. Y claro, el deseo y la obligación son incompatibles. No se puede querer tener deseo.

2. La presión social que obliga a las personas de tu edad a “tener que tener deseo”, especialmente cuando tienes pareja y una salud ya restablecida.

3. Unos reencuentros eróticos marcados por las molestias vaginales y/o vulvares que anticipan nuevas molestias e hipotecan tu deseo.

Y respecto a tu disconfort vaginal te comento: puede deberse a los disturbios hormonales derivados de tu pérdida de peso, aunque convendría descartar otras posibles etiologías: infecciones, neuralgias, causas inmunológicas o medioambientales.

Te sugiero acudas a un profesional de la Ginecología para definir la causa de tu dispareunia y realizar el tratamiento específico. Si resuelta esta dificultad, tu deseo sigue sin recuperarse, podéis acudir a un profesional de la Sexología para que os diseñe una estrategia terapéutica personalizada.

Unas pocas embestidas a ritmo rápido

PREGUNTA Mi mujer y yo llevamos 17 años juntos. Nunca hemos tenido problemas en la cama pero sí arrastro un punto de insatisfacción vinculado a mi incapacidad para no lograr cumplir su parte favorita.

No tengo problemas de eyaculación en prácticas como el sexo oral, la masturbación mutua, el masaje anal, etc. pero en el momento de la penetración y especialmente en postura 'perrito' (su favorita) no puedo dar más de unas pocas embestidas a ritmo rápido (las que ella goza más) ya que enseguida eyaculo.

Se da en ocasiones con muchos preliminares o en ocasiones también con penetración directa. He probado a seguir aplicaciones de ejercicios de Kegel, hemos probado con preservativos retardantes, pero nada. Sólo funciono y logramos la satisfacción conjunta si he ingerido una cantidad considerable de alcohol en la cena.

Tenemos sexo variado y muy placentero, pero me frustra no ser capaz de alcanzar su práctica favorita. No hemos tenido sexo con casi ninguna otra persona, por eso le digo que soy como un quinceañero con ella. ¿Quizá la crema retardante ayude al ser el alcohol lo que me permite alcanzar esa capacidad que ella necesita?

RESPUESTA DEL EXPERTO La auto-diagnosticada eyaculación precoz es una dificultad para alguna persona, que eyacula antes de lo que desea, le genera insatisfacción erótica y le menoscaba el placer físico.

El 90% de las causas por las cuales un hombre eyacula antes de lo que desea son psico-sexuales, siendo la fundamental un aprendizaje erótico de la masturbación marcado por las prisas, a lo cual suele unirse un componente ansioso de personalidad, una insuficiente regularidad erótica y una añadida ansiedad durante el encuentro erótico, es decir, un cierto miedo a eyacular antes de lo que desearías.

Habitualmente es el varón el que más acusa esta dificultad porque considera ser el causante del displacer de la mujer; esta idea es errónea en un buen número de casos, especialmente cuando la pareja es divertida y versátil en el juego erótico.

La toma moderada de alcohol suele retrasar algo la eyaculación por un doble motivo: el alcohol deprime el sistema nervioso central y se pierden sensaciones físicas, y por otro lado, el efecto del alcohol hace olvidar momentáneamente tu dificultad, baja el nivel de ansiedad y mejora colateralmente tu control.

La dificultad en el control eyaculatorio responde muy bien a la terapia sexual, que busca como objetivo “sentir al máximo con el mejor control posible”. Tu dificultad de control se considera de grado moderado, porque en juegos no coitales tienes un buen control eyaculatorio.

Como sugerencia te indico alguna pista que puede ayudarte en el marco de tu relación:

1. Es importante te dediques a “sentir con tu pareja y no tanto a hacer sentir a tu pareja”, por ello, sería interesante que vuestras relaciones piel a piel fuesen alternantes, es decir, tu pareja juega contigo y luego tú juegas con tu pareja. Eso te permitirá sentir más y pensar menos.

2. Diversificar vuestros juegos eróticos para no depender en exclusiva de la “penetración”.

3. Ejercicios de suelo pélvico sistemáticos para tonificar tu musculatura genital. Ya indicas que has realizado algunos.

4. Regularidad erótica individual o compartida, siempre en clave de “calma”.

Existen también, para contextos relacionales específicos, tratamientos farmacológicos personalizados en combinación con una terapia sexual individual.

Si tras estas pautas e indicaciones os sigue afectando la dificultad, sugiero acudáis a un profesional de la Sexología para que os diseñe un marco de intervención terapéutica que resuelva de modo definitivo el problema.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento