Logo del sitio

Todo sobre las cirugías de reemplazo de rodilla: ventajas, duración de las prótesis y rehabilitación tras la operación

  • ¿Cuándo es necesaria una prótesis de rodilla? ¿En qué consiste la intervención y hasta qué punto permite recuperar la normalidad?
Los accidentes en bici o en la montaña pueden dejar secuelas en las articulaciones.
Los accidentes en bici o en la montaña pueden dejar secuelas en las articulaciones.
ARCHIVO

La rodilla es la articulación del cuerpo más grande y también la más necesaria para muchas de nuestras actividades del día a día. Cuando nos duele por una lesión o artrosis, nos impide vivir con normalidad.

Si los tratamientos no quirúrgicos (fisioterapia o fármacos) no resultan efectivos para nuestro problema, es posible que lo idóneo sea una cirugía de reemplazo de la articulación.

A cualquier edad

Como explica el doctor Joan Manuel Burdeus González-Solis, director de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitari Sagrat Cor de Barcelona, cada vez son más las personas jóvenes que requieren operarse por accidentes o traumatismos.

"Los accidentes con bicicleta, patinete, y deportes de riesgo (montaña)", detalla el experto, afectan muy a menudo a las rodillas dejando "secuelas que precisan implantes protésicos para normalizar la actividad y evitar el dolor al paciente". En cambio, en los mayores de 60 años es más común que se trate de "procesos degenerativos, artrosis o de etiología reumática" los que deriven en esta cirugía.

Eso sí, el traumatólogo defiende que una prótesis "nunca debe ser la primera opción", antes hay que agotar las farmacológicas, la fisioterapia y las terapias biológicas (células madre, ácido hialurónico, etc.). “En caso de no poder vivir nuestra vida sin dolor, o sin limitaciones acusadas, debemos plantearnos el implante protésico. Lo más importante es nuestra calidad de vida. No debemos olvidarlo", dice. Si no mejoramos, "actualmente disponemos de prótesis de recambio de revisión que deben permitirnos seguir con nuestra actividad diaria y mantener nuestra calidad de vida", explica el doctor.

Cómo es la operación

La primera cirugía de reemplazo de rodilla se hizo en 1968, como recoge la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS, por sus siglas en inglés). Desde entonces, se ha avanzado muchísimo en las técnicas y en los materiales, aumentando su eficacia y seguridad para los pacientes.

En esta intervención de rodilla, se sustituye la zona cartilaginosa dañada por una prótesis. "Puede tratarse de una prótesis total de rodilla con cuatro componentes: el femoral (metálico); el tibial (metálico); el polietileno, que realiza el trabajo de los meniscos resecados (no metálico); y el patelar (rotuliano)", detalla Burdeus.

En el Hospital Sagrat Cor realizan bloqueos neurológicos en estas intervenciones. El objetivo es minimizar "el dolor posoperatorio sin bloquear la parte motora (fuerza muscular)", lo que permite "iniciar una recuperación inmediata el mismo día de la intervención, con movilización y deambulación rápida". De esta forma, se reduce "exponencialmente la atrofia muscular y la afectación vascular". "Tanto el proceso de implante protésico como la rehabilitación rápida precisa ser desarrollado por equipos expertos para su éxito”, defiende el doctor.

Consejos frente al posoperatorio

En el período de recuperación serán necesarias muletas durante un breve tiempo, pero caminando con apoyo inmediato. "Se camina y se suben y bajan escaleras a los tres días con flexo-extensión incluso a los tres días del implante", asegura el médico. Además, luego se puede "reanudar la actividad deportiva plena", aunque aconseja "limitar los deportes de impacto prolongado (correr, saltar)" porque pueden implicar que se precise antes el recambio protésico por la "sobrecarga añadida".

"Se camina y se suben y bajan escaleras a los tres días del implante" 

Eso si, señala que se debe realizar rehabilitación funcional para potenciar la musculatura (muy importante el músculo cuádriceps), recuperar fuerza y la masa muscular necesaria para la correcta funcionalidad de la prótesis. “Las molestias se van reduciendo progresivamente con movilidad y actividad completa entre 6 y 12 semanas”, asegura el director de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitari Sagrat Cor de Barcelona.

Al mismo tiempo, apunta a cuidados específicos en el postoperatorio como el evitar arrodillarse apoyando la rodilla en el suelo (ponerse en cuclillas si pueden), así como evitar el tabaquismo, puesto que afecta a la microvascularización del tejido óseo, aparte por supuesto de evitar el sobrepeso al aumentar exponencialmente el impacto; así como la diabetes, entre otros factores.

Factores de éxito y duración de una prótesis

Como indica el traumatólogo, con los materiales que se emplean ahora (titanio, cerámica y polietileno de última generación), la duración de las prótesis es alta y puede llegar a ser de hasta 30 años. Pero hay que recordar que "se aflojan por estrés entre la pieza metálica y el tejido óseo en que se implanta".

Además, "la prótesis es rígida y el hueso es organismo celular vivo en permanente recambio" y móvil, algo que con el tiempo provoca aflojamiento. En ello puede influir factores como: "la calidad ósea del paciente (osteopenia u osteoporosis); estrés de carga o peso que soporta; actividad física regular, movilización de pesos o vida más sedentaria; alteración ósea metabólica debida por ejemplo al tabaquismo; o la práctica de deportes de impacto".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento