Logo del sitio

Vuelta a la rutina teniendo diabetes: cómo recuperar un día a día saludable tras el verano

  • El estrés que suele acompañar la vuelta al trabajo eleva los niveles de glucosa en sangre.
  • El cambio de hábitos durante las vacaciones es especialmente peligroso en personas con diabetes.
Medidor de glucosa diabetes.
Medidor de glucosa diabetes.
Pexels

La vuelta al trabajo y la rutina tras las vacaciones suele ser dura, tanto a nivel psicológico como físico. Si, además, tenemos alguna patología que requiera una monitorización diaria y unos hábitos muy marcados, como es la diabetes, esta vuelta se vuelve todavía más dura. Y es que, si todos queremos habituarnos a la rutina cuanto antes para liberarnos de los kilos que hemos cogido durante las vacaciones o volver a comer de manera saludable, en el caso de las personas con diabetes esto se convierte en una necesidad, pues les va la salud en ello.

La diabetes, más sensible a la vuelta al trabajo

La diabetes no se va de vacaciones, pero a menudo, cuando se pierde la rutina, los buenos hábitos sí. Por eso, al igual que le ocurre al resto de la población, es normal que durante estas semanas de descanso las personas con diabetes coman y beban cosas que no deben, que se les olvide algún día la medicación o que hagan menos ejercicio del habitual. En la población general, esto se traduce en algunos kilos de más, pero en las personas con diabetes, esto puede suponer, además, que sus niveles de glucosa suban o que se descontrole una diabetes que teníamos controlada, con los riesgos para su salud que esto conlleva.

A esto hay que añadir el estrés que suele acompañar la vuelta al trabajo, pues está comprobado que padecerlo eleva los niveles de glucosa en sangre e induce a malos hábitos alimentarios. Si este se cronifica, la diabetes será difícil de controlar.

Si, además, el trabajo al que volvemos se desarrolla por turnos -especialmente si uno de ellos es nocturno- también tenemos más probabilidades de que la diabetes se descontrole.

Cómo retomar los buenos hábitos

Por lo explicado anteriormente, es importante que las personas con diabetes recobren cuanto antes los hábitos previos a las vacaciones para controlar la diabetes, tanto los que se refieren a la medicación, como a la alimentación y al ejercicio siguiendo algunas recomendaciones:

•Incrementar los controles de glucosa. Hasta recobrar completamente la normalidad, es recomendable medirse los niveles de glucosa más a menudo de lo habitual, sin necesidad de que aparezcan algunos síntomas, como los de las temidas hipoglucemias.

•Tener en el trabajo todo lo necesario para controlar la diabetes, ya sea un medidor, la medicación habitual, insulina, hidratos de absorción rápida (zumos, caramelos…) o incluso una dosis de glucagón.

•Planificar las comidas del trabajo con antelación. Es preferible preparar un tuper todos los días y llevarnos nuestra propia comida que improvisar y comer en una cafetería o en las máquinas de vending, donde la comida sana suele brillar por su ausencia.

•Evitar el estrés. Los primeros días, es importante, si es posible, no cargarse de trabajo ni hacer horas extra. Empezar poco a poco para que el estrés no se dispare.

En cuanto a los hábitos fuera del trabajo, es importante cuidar la alimentación a conciencia y moverse todo lo posible.

•Retomar la rutina de ejercicios. No importa el ejercicio que sea, lo importante es hacerlo a diario. Se recomienda al menos caminar a buen ritmo durante unos 45 minutos, pero también se puede optar clases grupales, natación… o por ejercicios más intensos como el HITT, muy recomendado, según Federación Española de Diabetes (FEDE) tanto para prevenir como para las personas con diabetes que no tengan problemas en realizar ejercicios de alto impacto. Lo importante es que resulten entretenida para mantener el hábito en el tiempo.

•Cuidar la alimentación. Para ello, es importante que planifiquemos las comidas con antelación y que sigamos a diario las proporciones que aconseja FEDE para el control de la diabetes: un 50% de verduras, un 25% de proteínas magras, un 25% de hidratos, preferiblemente integrales, y fruta. Además, hay que evitar ultraprocesados de todo tipo de alcohol.

•Dormir lo suficiente, pues las personas que descansan bien tienen menos problemas para controlar la diabetes.

•Hacer partícipe al entorno. Tanto en el trabajo como en la vida familiar y social, es importante que conozcan cuando una persona tiene diabetes, ya sea para ayudarle si esta lo necesita como para apoyarme en el mantenimiento de estos buenos hábitos todo el año.

Si está costando más de la cuenta retomar estos hábitos o, a pesar de hacerlo, la diabetes no termina de controlarse como antes de las vacaciones, es aconsejable acudir al médico. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento