Logo del sitio

Un estudio revela la eficacia de la vacuna de Moderna frente a la de Pfizer

Un enfermero administra una vacuna.
Un enfermero administra una vacuna.
UNSPLASH

La variante ómicron del coronavirus ha venido a demostrar que, pese a que las vacunas son capaces de evitar los fallecimientos y la enfermedad grave en la grandísima mayoría de las personas, no evitan por ahora el contagio. Con todo, la protección que otorgan los diferentes sueros no es exactamente igual.

Y es que, tal y como refleja una investigación publicada en el medio especializado The New England Journal of Medicine, la eficacia de cada vacuna se va debilitando con el tiempo a ritmos diferentes. Según concluye este trabajo, hay una de ellas en este sentido que sale victoriosa.

Moderna vs Pfizer

El artículo compara la duración en el tiempo de los efectos de las vacunas de Pfizer-BioNTech (BNT162b2) y Moderna (mRNA-1273), las dos empleadas en el país en el que se ha realizado el análisis, Qatar.

Empleando datos de las bases de datos nacionales sobre la covid-19, los autores diseñaron dos cohortes de 192.123 personas cada una: la primera de ellas había recibido dos dosis de Moderna y la segunda dos dosis de Pfizer.

Sobre estos grupos, analizaron la incidencia de infecciones posteriores y la gravedad de las mismas, a fin de observar las diferencias en la protección que ofrece cada uno de los sueros.

Lo que encontraron es que mientras que en el grupo que había recibido la vacuna de Moderna se registraron 878 infecciones (sucedidas de media unos 89 días después de recibir la pauta completa), en el grupo vacunado con la de BioNTech se registraron 1262, que ocurrían de media 86 días después.

Además, en la primera cohorte sólo 3 de estas infecciones progresaron a covid grave, y ninguna a enfermedad crítica o muerte; en cambio, en la segunda, fueron 7 las que se agravaron y se produjo una muerte.

¿Debe garantizar la Unión Europea el acceso a una atención sanitaria de calidad?

Más efectos adversos en Moderna

Esta diferencia en la eficacia (las personas vacunadas con Pfizer parecen contagiarse, por tanto, un 44% más que las vacunadas con Moderna) no carece de contrapesos. Y es que los autores del estudio también registraron la prevalencia de efectos adversos de la vacunación, y estos fueron ligeramente más frecuentes entre los vacunados con Moderna (a pesar de que en ambos casos los efectos secundarios graves tienen una incidencia anecdótica).

Por otro lado, y a pesar de estas diferencias (que, explican los investigadores, se deben principalmente a las diferencias en la duración de los efectos de los sueros) los autores del artículo recuerdan que la eficacia de ambas vacunas va disminuyendo en el tiempo y por ello puede ser necesario recibir, por lo menos, una tercera dosis.

Con todo, sí que subrayan que a pesar de estos fenómenos observados todas las vacunas empleadas han demostrado proteger eficazmente contra los aspectos más graves de la enfermedad, evitando en la gran mayoría de personas la enfermedad severa y la hospitalización. Por ello, recuerdan que este tipo de investigaciones no deben minar la confianza en la vacunación y que es importante cumplir con las políticas que se establezcan en este ámbito.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento