Logo del sitio

Riesgos de los test genéticos caseros frente a los clínicos

Hoy en día son frecuentes los experimentos de manipulación del ADN, pero antes de que fuera realidad hubo un libro que lo imaginó. Fue 'Un mundo feliz' de Aldous Huxley, que hablaba de que la reproducción se producía de manera artificial con técnicas de ingeniería genética.
Genética, ADN. 
Pixabay/qimono

Es posible que en algún momento alguien se plantee hacerse una prueba genética, algo que puede hacerse tanto en internet como acudir a un centro médico a realizárselo. 

Así, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha elaborado una guía para comparar y ver las diferencias entre hacerse un análisis genético en casa o hacérselo en una clínica.

Diferencias entre los test caseros y los test médicos 

Así, estas son las diferencias que marca la OCU entre los test de genética que pueden hacerse en casa o los que se realizan en un centro médico: 

  1. ¿Quién decide hacer la prueba? En los test genéticos directos al consumidor, es el consumidor quien toma la iniciativa, mientras que en el médico es el especialista el que prescribe la prueba.
  2. ¿Hay algún encuentro con un médico o especialista previo al test? En los test genéticos directos al consumidor, son pocas las empresas que ofrecen un consejo médico previo a la realización de la prueba, mientras que en los médicos se estudia la historia clínica de la persona interesada, los antecedentes familiares...
  3. ¿Cómo se coge la muestra que se manda analizar? En los test genéticos directos al consumidor se envía una muestra de saliva a un laboratorio por correo, mientras que en los médicos son los profesionales de la salud los que toman muestras.
  4. ¿Dónde se hace el análisis? Los test genéticos directos al consumidor la muestra de saliva se envía a un laboratorio concertado por la compañía, los clínicos se hacen en laboratorios acreditados.
  5. ¿Hay exclusiones? En los test genéticos directos al consumidor, advierten que no se pueden hacer a menores de 18 años, mientras que en los profesionales no se hacen si no se considera necesario o útil.
  6. Riesgo de obtener resultados erróneos. En los test genéticos directos al consumidor el riesgo es más alto.
  7. Finalidad de los test. Los test genéticos directos al consumidor se pueden hacer por motivos de salud, por ocio o con fines informativos, mientras que los clínicos se hacen con fines médicos.
  8. Precio. En los test genéticos directos al consumidor, su precio cada vez es más bajo, entre 100-300 euros, o menos. En los análisis genéticos clínicos que se realizan en la sanidad pública, los que están incluidos entre las prestaciones del Sistema Nacional de Salud están financiados. 
  9. Consejo genético. En los test genéticos directos al consumidor, se suele ofrecer como un servicio extra o se externaliza. En los análisis genéticos clínicos, está integrado en la atención sanitaria. 
  10. Privacidad de tus datos. En los test genéticos directos al consumidor hay un alto riesgo de que la empresa comercialice con tu información genética. En los análisis genéticos clínicos la privacidad está garantizada.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento