Las mentiras piadosas dejan huella en el cerebro: su actividad revela cuándo hay motivos egoístas

Los campos magnéticos no pueden enfocarse en pequeños grupos de células del cerebro
Representación de neuronas.
20BITS

Una nueva investigación ha comprobado que distintos patrones de actividad en la corteza prefrontal revelan cuándo una mentira blanca tiene motivos egoístas, según publican sus autores en JNeurosci, la revista de la Sociedad de Neurociencia norteamericana. 

Las mentiras blancas pueden beneficiar a ambas partes, pero sus verdaderos motivos son codificados por la corteza prefrontal medial (CPFM). Esta región del cerebro calcula el valor de diferentes comportamientos sociales, con algunas subregiones centradas en las motivaciones internas y otras en las externas. Los investigadores predijeron que los patrones de actividad de estas subregiones podrían dilucidar los verdaderos motivos de las mentiras blancas.

El equipo utilizó un soporte para las mentiras blancas, haciendo que los participantes dijeran mentiras para ganar una recompensa para ellos mismos, para una persona desconocida o para ambos. Usaron la resonancia magnética funcional para medir la actividad del CPM de los participantes y, comparando la actividad cerebral de las mentiras blancas con las mentiras egoístas y altruistas, pudieron predecir la verdadera motivación de las mentiras.

Las mentiras blancas egoístas provocaron una mayor actividad en el CPFM ventral y rostral. Los patrones de actividad en la subregión ventral eran similares a los de las mentiras egoístas, mientras que los patrones de actividad en la subregión rostral eran diferentes a los de las mentiras altruistas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento