Logo del sitio

Estos son los síntomas de una infección respiratoria como la que padece Himar González

Gripe, resfriado, constipado, constiparse, mujer tosiendo, toser, tos
Las infecciones respiratorias pueden provocar congestión nasal.
EUROPA PRESS - Archivo

Las erupciones volcánicas conllevan una importante emisión de distintos gases y partículas al aire, y para las personas que estén cerca y se expongan de manera continuada puede suponer un riesgo para la salud. Este ha sido el caso de la meteoróloga Himar González, presentadora de El Tiempo en Antena 3.

Concretamente, González ha explicado este lunes a través de sus redes sociales que padece una infección respiratoria con "inflamación de caballo por todo lo que he inhalado", a pesar, señala, de no haberse quitado la mascarilla en todo el tiempo que ha estado informando desde las proximidades del volcán.

¿Qué es la infección respiratoria? ¿Cuáles son sus síntomas?

La infección respiratoria no es otra cosa que la invasión de las vías respiratorias por un microorganismo patógeno. Es decir, no es en sí misma la inhalación de sustancias volcánicas la que la provoca; sin embargo, sí que aumenta considerablemente el riesgo porque las partículas en suspensión y los gases procedentes del volcán irritan las vías respiratorias.

Los síntomas varían ampliamente en función de si afecta a las vías altas (la nariz, la garganta, la laringe y la faringe) o a las bajas (tráquea, bronquios y pulmones) y en función de si el patógeno que la provoca es un virus o una bacteria.

Para las infecciones de las vías altas, a grandes rasgos los síntomas comunes pueden incluir tos, fiebre, dolor de garganta o facial, estornudos, congestión nasal, fiebre y dolor de cabeza.

En las infecciones de las vías bajas, como son la bronquitis o la neumonía, aparecen a menudo fiebre, dificultades respiratorias, aparición de sonidos al respirar, tos y expectoración.

¿Cómo se trata?

De manera parecida, el tratamiento depende enteramente de la causa subyaciente y de la vía respiratoria afectada.

Así, cuando la infección sea bacteriana en todo caso lo común es emplear antibióticos; cuando es viral, dependerá del patógeno concreto pero en algunos casos se podrán recetar antivirales e incluso se pueden aplicar antibióticos para tratar o prevenir infecciones bacterianas asociadas.

Por otra parte, es común que el médico recete medicamentos para aliviar los síntomas, como distintos analgésicos, antiinflamatorios, antitusivos, descongestivos o expectorantes. Además, los pacientes con neumonía grave pueden necesitar soporte respiratorio, como oxígeno extra o intubación y ventilación artificial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento