Logo del sitio

El nuevo tratamiento de investigadores españoles para atacar con más eficacia el cáncer de mama más agresivo

Cáncer de mama.
Cáncer de mama.
Michelle Leman de Pexels.

El cáncer de mama es el más frecuente en mujeres, con cerca de 33.000 casos anuales. Y, aunque por lo general las opciones terapéuticas logran eliminarlo, existe un tipo que afecta a una proporción nada desdeñable de pacientes y para el cual no existe aún una cura: el cáncer de mama triple negativo.

Dianas específicas

Ahora, científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) de Cáncer han desarrollado una técnica terapéutica que mejora sensiblemente los resultados de las hasta ahora disponibles. Concretamente, y tal y como detalla la Fundación CRIS Contra el Cáncer, que ha financiado el proyecto, consiste en el análisis del surfaceoma, las proteínas presentes en la superficie de las células del tumor, para encontrar dianas terapéuticas entre ellas.

De hecho, estas proteínas constituyen una gran opción como objetivo de los tratamientos, ya que por su ubicación (en la superficie celular) son fácilmente accesibles y, por la naturaleza genética del cáncer (los crecimientos cancerígenos se originan por ciertos daños en el ADN de las células que las hacen reproducirse sin control) algunas de ellas se encuentran alteradas en las células cancerígenas, lo que permite actuar exclusiva o preferentemente contra ellas sin dañar tejido sano.

Una vez identificadas las posibles dianas, existen varias terapias que pueden usarlas como objetivo. La más adecuada, quizás, pertenece a la rama de la inmunoterapia, un enfoque que en los últimos años se ha abierto paso entre las opciones tradicionales (quimioterapia, radioterapia y cirugía) por sus buenos resultados y sus (comparativamente) menores efectos adversos. Se trata del uso de anticuerpos conjugados a fármacos (ACD), un anticuerpo adherido a un medicamento, lo que le confiere una 'doble' acción antitumoral.

Camino de la clínica

Por ahora, la estrategia se ha probado in vitro y en modelos animales, contextos en los que ha demostrado una gran eficacia y especificidad en los tumores de tipo triple negativo, bloqueando el ciclo de replicación de las células cancerígenas e incluso logrando la muerte de las mismas.

Esto quiere decir que el tratamiento todavía tendrá que pasar por ensayos clínicos que exploren su eficacia y seguridad en humanos antes de considerarse que su uso es viable en el entorno clínico. Sin embargo, los resultados arrojados hasta el momento lo coronan como una opción prometedora y un ejemplo de los últimos y vertiginosos avances en el campo oncológico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento