Bomberos, azafatas, militares... ¿qué se esconde tras la fascinación sexual por los uniformes?

  • Una explicación a esta atracción es la que presupone cuerpos en muy buena forma física debajo de esos uniformes.
  • A muchas personas les excitan aquellos que denotan cierta autoridad o en los que se puede reconocer cierta jerarquía de la persona.
Una imagen de la película 'Magic Mike' de Steven Soderbergh
Una imagen de la película 'Magic Mike' de Steven Soderbergh
Claudette Barius

De bombero, de azafata de vuelo, de policía, de médico, de enfermera, de piloto de vuelo o de militar. Los uniformes siguen siendo una de las filias sexuales más populares y un fetiche que puede ayudar a motivar e incentivar un encuentro sexual del mismo modo que otros juguetes eróticos.

Las encuestas siguen demostrando que esta ‘atracción fatal’ por los uniformes sigue latente por mucho que pasen los años. Una encuesta realizada en Estados Unidos señaló que el 70% de las mujeres americanas elegían el uniforme de bomberos para sus fantasías sexuales recurrentes, seguido del de policía y médico. Otra realizada en España por refund.me entre más de 1.400 personas con edades entre 18 y 55 años indicó que el 29% de las encuestadas habían fantaseado alguna vez con tener relaciones con policías, el 27% con pilotos de avión y el 18% con bomberos.

Por último, en un estudio realizado por la web de encuentros Gleeden el 41% de los encuestados confesó que se sentía atraído por los uniformes, siendo el favorito de los hombres el de azafata de vuelo y para el 37% de las mujeres el de socorrista. Pero ¿qué hay detrás de esta fascinación de gran parte de la población por estas vestimentas y el estereotipo que representan?

No hay un único motivo para desarrollar esta filia pero los expertos en sexología han arrojado bastante luz sobre el asunto. Una de las explicaciones más recurrentes está en que detrás (o debajo) de muchos de estos uniformes, como los del ejército, los de bomberos o los de las fuerzas del orden se presuponen personas en buena forma física y cuerpos muy entrenados.

Otros sexólogos apuntan a una asociación directa de ciertas vestimentas, como la de los militares o las fuerzas del orden, con una sensación de fuerza y agresividad. Todos ellos transmiten además cierta confianza y pueden generar una sensación de responsabilidad y madurez.

En cuestiones de uniformes, a hombres y mujeres también les excitan aquellos que denotan cierta autoridad y aquellos en los que se puede reconocer cierta jerarquía de la persona (como sería el de médico), lo que remite directamente a una atracción del fetichista por el poder.

Los expertos explican que esto se produce porque la idea que se tiene por ejemplo de bomberos, soldados o médicos es la de alguien fuerte y poderoso, además de protector, que sabe tomar las riendas de cualquier asunto y solucionar problemas. Por lo tanto, en una relación sexual (o al menos en una fantasía) se les presuponen las mismas condiciones para proporcionar el máximo placer.

Por último, un artículo titulado ¿Qué significan las cosas que nos excitan? Una breve teoría sobre la excitación sexual publicado por The School of Life señalaba que “la fantasía sexual que envuelve a gente con uniforme es una solución imaginaria a nuestro miedo a la autoridad. En nuestros juegos sexuales reducimos su poder sobre nosotros. Ahora la autoridad juega a nuestro favor, dándonos la atención que necesitamos, ya no son nuestros enemigos, sino nuestros colaboradores. Imaginamos una utopia en la que la organización y el orden existen para hacernos sentir que todo es más fácil y relajado para nosotros”. Por lo tanto la fantasía sería algo así como exorcizar dichos miedos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento