Habían puesto la proa hacia Ítaca, pero están enrumbando hacia Estrasburgo, pensando en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Cree, el secesionismo, que ahí va a tener la batalla ganada porque para ellos la Justicia española no es «fiable».

¿Por qué creen que el Tribunal de Estrasburgo les puede ser más favorable? El TEDH es un tribunal subsidiario, es decir, que hay que agotar los recursos internos para poder presentar ahí el caso. Es necesario esperar la sentencia del Tribunal Supremo e intentar el recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional. Después, van a tener 6 meses para presentar la demanda ante Estrasburgo.

Además, para que la demanda sea admitida, es necesario que, en los recursos internos, se haya alegado el derecho al juicio equitativo tal como lo ha interpretado el TEDH.

Por ello lo tienen en cuenta, en el juicio, los abogados defensores, la Fiscalía y el propio Presidente del Tribunal. Porque las normas por las que se rige Estrasburgo son las mismas por las que nos regimos en España: todo acusado tiene derecho a un proceso con todas las garantías. Ello explica cómo se respetan los derechos de los procesados, cómo el TS circunscribe las declaraciones de los testigos y cómo se van a tener que valorar las pruebas.

Entonces, si las normas aplicables ante el TEDH son equivalentes a las que está aplicando el TS a lo largo del juicio, quizás el viraje a Estrasburgo impida la llegada a Ítaca. A menos que, en los procesos internos se vulneren derechos fundamentales. En tal caso, el TEDH condenaría a España y probablemente se tendría que repetir eso que venimos llamando el juicio del siglo. De ahí la importancia de respetar las garantías.