2008. El apartamento tenía un salón-cocina-comedor... en el que no cabía una mesa de comedor; pero también calefacción y luz natural. Estaba bien situado y, gracias a una ayuda estatal, yo podía pagar el alquiler de sus 39 m2.

Hoy, cualquier Raquel de 26 años gana al mes 100 euros menos que cualquier Raquel de 26 años de entonces. Hoy, la ayuda... de ¿emancipaqué? Hoy, el apartamentito es de lujo porque está en el centro, y alquilarlo vale 200 euros más.

¿Van pillando la importancia de explorar Marte?