Los responsables de movilidad en grandes ciudades se quejan —con razón— de que la mayor parte de las 'revoluciones' que la tecnología está proponiendo en este ámbito se centran en el transporte privado o, al menos, individual: los coches autónomos; el carsharing eléctrico; las nuevas plataformas de 'taxi'...

Pareciera que se trata solo de sustituir el coche individual humeante por otro más limpio, o de compartir el vehículo, pero de uno en uno cada vez. Sin embargo, la movilidad urbana más eficiente sigue siendo el transporte público colectivo. Por eso, varias ciudades del mundo están aplicando la inteligencia artificial y el internet de las cosas para mejorarlo.

Ciudades como Madrid y Barcelona ya ofrecen desde hace tiempo información sobre tiempos de espera y posición en tiempo real de sus autobuses gracias a sensores inteligentes. El año pasado, Londres puso en marcha un bus 'inteligente' que va modificando su ruta según la demanda. Y ahora, los finlandeses han ido bastante más lejos... espoleados por la necesidad.

Desde esta semana, la ciudad de Espoo estrena un nuevo minibús eléctrico y autónomo capaz de circular sin conductor a pesar de las incesantes nevadas en la zona —que no es lo mismo que las soleadas carreteras californianas—. El nuevo minibús está especialmente pensado para dar servicio a poblaciones pequeñas y poco densas, como las que proliferan en Finlandia (y en España), por lo que adapta su ruta en tiempo real según las peticiones de los usuarios desde la app.

Y, para hacer el viaje más apetecible, el nuevo minibús es una monada: el diseño, de la firma japonesa Muji, se inspira en las cápsulas transparentes de juguetes. De ahí su nombre Gacha: la onomatopeya que usan en Japón para describir el sonido de las maquinitas que venden estas cápsulas. ¡Solo falta que nos los traigan a España!