No cabe otro sentimiento tras ver y oír a Pedro y Pablo cada día. Nos llevan camino del colegio electoral, de nuevo, mientras nos convencen de que la culpa es del otro.

A veces pienso/estoy seguro de que nos toman por estúpidos. El colmo llegó el miércoles, en el patio del colegio de los Diputados, donde los niños ni siquiera se miraron.

Luego, el señor Sánchez dijo: "Soy el primer interesado en que haya Gobierno"... Le faltó decir: "Pero solo si se juega con mi balón".