Aunque llega tarde, porque nuestra España es país impuntual para los homenajes, valgan estas líneas para rendir tributo a Blanca, darle las gracias por tanto y pedirle disculpas por nuestra desmemoria. ¿Les suenan Mireia Belmonte, Carolina Marín o Lydia Valentín? Pues mucho antes que ellas, hace décadas, hubo una mujer, la primera española que subió a un podio olímpico. Se llamaba Blanca.