Vale, sí, el precio de la vivienda sube un poco menos que antes, se ha ralentizado, como los técnicos dicen, pero sigue subiendo y el Banco de España ha salido pronto al paso: la situación no es todavía preocupante pero hay que poner mil ojos, por si acaso.

Ya saben ustedes, las cosas suben y suben hasta que terminan por explotar, como las burbujas. Ups.