Andamos todos pendientes de Pedro Sánchez, llamado a presentar este viernes una fecha electoral. Mantengan la mente abierta pues las palabras de Sánchez se las lleva el viento. No acuso, certifico (véase hemeroteca). Gana la opción del 28 abril, entre procesiones y torrijas, pero vaya usted a saber. Al presidente le gusta resistir y en la Moncloa se está muy agustito y en el Falcón ni les cuento. Imaginen.

Información relacionada: