Dicen, nuestros políticos, que sirven a sus votantes. Apoya el CIS, constatando que los votantes quieren un gobierno, de uno u otro signo, pero nada de otras elecciones. Y resulta que la investidura está parada porque ni unos ni otros se ponen de acuerdo. ¿Pero no servían ustedes al pueblo que, por cierto, es quien les paga?

Información relacionada