Putin, que para estas cosas es pelín bruto, ha predicho "un baño de sangre" en Venezuela, donde Juan Guaidó se ha autoproclamado presidente citando varios artículos constitucionales que, ante la ausencia de poder, obligan a convocar elecciones.

Tome nota, señor Guaidó, y que Putin se quede con las ganas y sin baño.