Borja ayuda a que mi cerebro se mantenga en forma provocándolo con sus terquedades. Jaime me hace llorar de risa. Manu me enseña de relaciones humanas más que cualquier psicólogo. Jose simplemente está siempre ahí. Y Jandro, y Antonio, y Jorge... Si no hubiera tenido compañeros varones, la riqueza que el paso por el colegio aportó a mi vida sería menos riqueza. Dice el Constitucional que dar dinero público a los centros que segregan por sexos es legal. También es una pena.