La compra de una vivienda es uno de los momentos más importantes en la vida de las personas. Una vez que tenemos más o menos claro dónde queremos vivir, que hemos analizado el mercado inmobiliario de la zona y que tenemos seleccionadas dos o tres posibles viviendas, tenemos que empezar a echar números "en serio" para ver si podemos finalmente realizar nuestro sueño.

No es un cálculo realmente complicado, ya que, son unas pocas las variables que debemos tener en cuenta para encontrar nuestra hipoteca ideal. Al precio de adquisición, debemos añadirle los gastos típicos de realizar la compra y en todo caso la hipoteca de la vivienda (notario, registro, impuestos, gestoría, tasación...). En función de la Comunidad autónoma donde se adquiera la vivienda, pueden variar del 10 hasta el 15% aproximadamente.

Ejemplares en PDF de MiBolsilloLas mejores condiciones en hipotecas se obtienen cuando no superan el 80% de valor de tasación o valor de compra. La cuota a pagar no debería ser superior al 35% de los ingresos netos de los titulares de la financiación.

Y hablando de financiación, ¿qué hipoteca conviene más? Ahora toca elegir la cuota del préstamo que mejor se adapte a cada economía. Habrá que elegir entre las diferentes alternativas de hipotecas buscando la que mejor se adapta a cada uno, teniendo en cuenta la capacidad de pago (tipos fijos, tipos variables o tipos mixtos, plazos que varían entre desde los 10 hasta los 30 años).