Eso es el 27% de nominadas a los Goya. En el cine –como en la vida–, la brecha laboral entre hombres y mujeres, que empieza en los rodajes, se hace evidente en los premios. No queremos cuotas sino que nos contraten en la mitad de los puestos disponibles, ni más ni menos que la medida que ocupamos en la sociedad. Ojalá el feminismo deje de ser un carro al que subirse y las mujeres, no solo en el cine, puedan trabajar para ser reconocidas: igual que ellos.

Información relacionada: