Más de 850 asesinatos, entre ellos niños y ancianos, miles de heridos, familias destrozadas... Extorsión, secuestro, dolor, terror. ETA. La banda terrorista anuncia que se disuelve, pese a no haber logrado, pese a sus bombas y tiros en la nuca, imponer la independencia de los territorios que denomina Euskal Herria.

Su objetivo ahora es impulsar a Bildu de cara a las elecciones municipales de 2019. Si lo logran, intentarán arrastrar al PNV hacia un proceso separatista similar al catalán. ETA sabe que, sin independencia, el relato sobre la banda terrorista siempre será verídico y por tanto negativo para sus intereses.

Sin embargo, la realidad es que la banda ha fracasado sin lograr ninguno de sus objetivos.