Llegaron a nuestra vida colándose por una rendija legal que nadie vigilaba y se han multiplicado como gremlins en una piscina. Son las casas de apuestas, una aparente forma de ganar dinero rápido, una deprimente manera de arruinar vidas. Un sórdido mundo que ha puesto sus garras en el fútbol. Autoridades pertinentes: control, investigación y sanción, por favor.

Más información relacionada: