En el debate del lunes los cuatro candidatos optaron por la cautela y, aunque con escaramuzas, mantuvieron el guante blanco.

Este martes no. Sánchez, Casado,Iglesias y Rivera bajaron a la arena y mostraron sus armas. Todos atacaron y todos tuvieron que defenderse, así que seguro que esta vez sí llamaron la atención de los indecisos.

Aunque dura hasta el viernes, en realidad la campaña ya se ha acabado.