Ay, que alguno está rezando tres avemarías ante la posible penitencia. Las exenciones fiscales de la Iglesia católica en España pueden ser ayudas prohibidas. Sobre todo si es para colegios no subvencionados. Lo dice la justicia, la de la Tierra. La otra puede esperar. El primer caso ha nacido en Getafe, en un colegio religioso que ha disfrutado de unas ayudas de construcción. Les ha parecido una ventaja… caída del cielo.