Urkullu se ha convertido en el gran negociador. Medió en el conflicto catalán. El PNV es clave para los Presupuestos. Y ahora arranca a Rajoy un cupo con el que Euskadi aportará menos dinero al Estado. El PNV asume el papel que tenía la antigua CiU: negociar con cordura para conseguir. Ahora son los nacionalistas vascos quienes tienen al Gobierno en sus manos. Los catalanes lo llamaban seny. Los vascos dirían zentzu.