Es un hecho innegable que la escuela mixta ha contribuido a promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Las actuaciones del PP con su ley educativa, la LOMCE, avaladas por el Tribunal Constitucional, suponen un ataque y una vulneración de los derechos que se habían conseguido en materia de igualdad.

Los argumentos segregacionistas del MECD se contraponen con unos tiempos en los que la igualdad es ya patrimonio de nuestra sociedad. En distintos momentos, se ha recurrido a la ciencia para justificar la escuela diferenciada. Sin embargo, la investigación ha demostrado la importancia de la influencia del medio y los estímulos sociales para el desarrollo intelectual y para el aprendizaje de comportamientos y habilidades.

Por tanto, la coeducación, lejos de perpetuar los roles, ofrece la oportunidad de conocerse y aprender a relacionarse desde el respeto, la cooperación y el reconocimiento mutuo. El éxito escolar no se basa en el mero aprendizaje de materias, sino en adquirir todo un conjunto de competencias básicas que preparen al alumnado para la vida adulta, para el tipo de mundo en que van a vivir.

Al hablar de resultados académicos, en lo que debemos incidir es en variables como la financiación educativa que corrija las desigualdades tanto de origen social como cultural y económico de las familias, y no en si los niños y niñas se educan sin la existencia de muros segregadores. Solo desde la coeducación se pueden construir los cimientos de una sociedad más justa e igualitaria.

El Sector de Enseñanza de FeSP-UGT considera que la coeducación es el único camino para evitar la discriminación y fomentar la igualdad de oportunidades, y califica de inadmisible el respaldo que el Gobierno del PP otorga a la educación segregadora.

Encuesta

¿Qué opinas acerca de subvencionar con dinero público a colegios que separan por sexos?