El descontento de los otros americanos

MARÍA RAMOS. POLITÓLOGA.
María Ramos, politóloga.
María Ramos, politóloga.
JORGE PARÍS

La victoria de Trump ha cogido por sorpresa a todo el mundo. En los últimos meses, casi nadie fuera del país nos podíamos imaginar que llegaría a la Casa Blanca un candidato acusado de fraude fiscal y abusos sexuales, que montó una campaña basada en insultos y descalificaciones, que prometió deportar a los indocumentados y levantar un muro en la frontera con México y que llegó incluso a amenazar con meter en la cárcel a su rival.

A muchos fuera de Estados Unidos nos resultaba impensable que un personaje tan polémico y extravagante como él pudiera ganar. Además, prácticamente todas las encuestasdaban casi por segura la victoria de Clinton. Y se equivocaron.

Como pasó el día después del Brexit, ahora todos volvemos la vista a los votantes para entender lo ocurrido. Los primeros datos a pie de urna sugieren que Trump se ha consolidado entre losvotantes mayores, los hombres blancos de clase trabajadora y aquellos con menor nivel educativo. Por el contrario Clinton ha tenido un apoyo muy grande entre los afroamericanos e hispanos y entre votantes con estudios superiores.

Pero la gran división en Estados Unidos, mucho mayor incluso y que se solapa con esas otras divisiones sociales, es la de las grandes zonas urbanas y cosmopolitas frente a las zonas del interior. Hillary Clinton ha ganado con holgura en estados grandes y muy urbanos como California o Nueva York y ha conseguido el 93% de los votos en la capital, Washington D.C.

Pero Estados Unidos no es sólo la imagen que nos llega a través de la televisión y el cine. No todos los americanos son triunfadores viviendo el sueño americano en la Gran Manzana o en Palo Alto y beneficiándose de la globalización. Estados Unidos es también Wyoming, Texas o Nebraska.

Y no es casual que haya muchos más votantes de Trump entre quienes viven en ciudades pequeñas o rurales, aquellos que piensan que la situación económica del país es mala, que son también más pesimistas con su situación económica actual y que creen que el comercio con otros países es perjudicial para el país. Clinton representaba el establishmenty paradójicamente Trump ha sabido capitalizar el descontento de esos otros americanos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento