Carta a Méndez de Vigo, ministro de Educación

LUIS PARDO. PERIODISTA
Luis Pardo. Periodista
Luis Pardo. Periodista
20 minutos

Supongo que a una persona de orden -como a usted se le intuye- le ha provocado una profunda perturbación su primera huelga. Entiéndame: la primera que le convocan en contra, no me malinterprete y piense que lo estoy acusando de sedicioso o similar. Nada más lejos de mi intención.

Le he oído asegurar que la huelga convocada este jueves en todo el Estado es "injustificada". Tiene razón. No entienden que la subcomisión del Congreso va a permitir -esta vez sí- sentar definitivamente las bases para ese pacto por la educación que se reclama casi desde los tiempos del cojo Manteca. Y es una lástima, porque si los de la pancarta se dedicasen más a arrimar el hombro y menos a protestar darían a su Gobierno el apoyo que necesita para ponerse con esas cosas que no le dio la gana de hacer cuando tenía la mayoría absoluta.

Ahora en serio, ministro. Yo estoy seguro de que a usted la Lomce tampoco le gusta. Y no se culpe. Gustar, lo que se dice gustar, yo creo que sólo le gustaba a su predecesor, ése que ahora se pasea por París convencido que la idea de españolizar a los niños catalanes (y de paso a vascos y gallegos, que gracias a él no pueden ni oír su lengua propia en determinadas asignaturas) era una misión de Dios, como la de los Blues Brothers.

No: yo estoy convencido de que en el PP tampoco les gusta esta ley, como estoy convencido de que el presidente del Gobierno sólo tendría una opinión real sobre ella si la hubiese publicado el Marca en fascículos. Pero, claro, tampoco es cosa de renegar de todo lo que habían hecho hasta ahora. Se empieza prescindiendo de la Lomce y se acaba derogando la reforma laboraly la 'ley mordaza'. Y eso, cuando hemos entrado en el camino de la recuperación, tampoco nos lo podemos permitir.

Por suerte, la oposición, al menos el PSOE (al menos, el PSOE que ahora manda), se ha olvidado de que eliminar la Lomce era el precio que tenían que cobrar por su apoyo en la investidura. Que quede entre nosotros, no vayan a recordarlo.

Pero, pese a todo esto, desengáñese, ministro: la Lomce ya está muerta. Ustedes se resisten a desenchufarla del soporte vital por esa vergüenza torera (que es una vergüenza que sólo paga el 10% de IVA) y porque lo contrario sería dejar a "más de ocho millones de estudiantes en el limbo", como si fueran unos pobres niños muertos sin bautizar. Ustedes prefieren tener a todo el sistema educativo en el purgatorio.

De la materia de Religión hablamos otro día.

Suyo atentísimo

Luís Pardo

Mostrar comentarios

Códigos Descuento