La poliginandria es un tipo de comportamiento social en el que varios machos se relacionan de forma exclusiva con varias hembras, formando un grupo. E incluso puede haber comportamientos homosexuales. Es  un método cooperativo para sacar adelante a las crías y para defenderse de agresiones de otros grupos.
La poliginandria se da en muchas especies de peces y aves. Y también en mamíferos: los leones, algunas ovejas, los hipopótamos, muchos roedores…

Y… atención: se da entre los lorises, los macacos, los babuinos, los chimpancés, los bonobos, los monos rojos y, en algunos casos, los gorilas. (Estos últimos son más bien poligínicos, un macho vive con varias hembras, pero a veces hay excepciones).

Siempre hay favoritismo del macho alfa hacia una hembra en particular

¿Qué tienen en común las especies citadas en el párrafo anterior? Son primates. Y, ¿qué es el ser humano? Un primate evolucionado.

Los humanos no hemos nacido condicionados genéticamente para ser monógamos. No está impreso en nuestro ADN. Por eso es más que probable que usted conozca casos de poliginandria. En cristiano: grupos en los que todos han estado liados con todos. Esto lo he visto yo en colectivos artísticos, en grupos de teatro, en colectivos de escritores e incluso entre gente que frecuentaba el mismo bar.

En algunos casos la historia era clandestina. Fulano estaba liado con Fulana de forma oficial, pero todo el mundo sospechaba que Zutana se liaba con Perengana y Fulano con Mengana. En otros casos, era un secreto a voces. Y en casos de grupos más modernos, todo era abierto y transparente. Y ya de paso, ni Fulano ni Fulana ni Perengana ni Mengana le hacían ascos al algún Zutano o Zutana que se les pusiera a tiro.  Yo viví una historia así y la relato en mi libro Más peligroso es no amar.

Solo somos una raza avanzada de primates en un planeta menor de una estrella ordinaria

Nosotros, como somos primates evolucionados, en lugar de llamar a esto ‘poliginandria’ lo llamamos ‘círculo poliamoroso’. Y para que me entiendan, viene a ser como si los chicos de Friends se estuvieran liando todos con todos y de forma simultánea.

Estos círculos son mucho más comunes de lo que parece, pero, por razones obvias, sus miembros no van pregonando por ahí su forma de vida. A veces viven en comuna, otras no. En muchos casos existe el compromiso expreso  de no tener sexo con nadie fuera del círculo. En otros, al menos sí que se establece que, en el caso de que suceda, el sexo se practicará con protección, mientras que con los miembros del grupo no se usa preservativo ni otras barreras.

Lo cierto es que la tendencia del ser humano parece estar condicionada a formar pareja romántica con una sola persona, por mucho que luego se pueda liar con muchas más. Esto se ha demostrado en numerosas comunas, sectas y órdenes religiosas en las que se prohíbe a los miembros formar parejas. En todas ellas, muchos miembros se enamoran de forma clandestina. No lo pueden evitar.

Lo mismo sucede en los grupos de primates. Siempre hay favoritismo del macho alfa hacia una hembra en particular.

Como monos que somos,  muchas sociedades que habitan en selvas de África y Asia consideran a los grandes simios como otras personas. De hecho, la palabra orangután significa ‘persona del bosque’.

Ya lo dijo Stephen Hawking: "Solo somos una raza avanzada de primates en un planeta menor de una estrella ordinaria".