Yo tampoco quiero pagar impuestos...

JUAN FERRARI. PERIODISTAOPINIÓN
Juan Ferrari
Juan Ferrari
20 minutos

Ya ha quedado dicho en esta misma columna en otra ocasión: o pagamos todos, o no pagamos ninguno. Fue con motivo de las tasas turísticas que algunas ciudades, o incluso países, cobran a los turistas por pernoctar en algún alojamiento situado dentro de su radio de control.

La máxima del café para todos sale a colación –otra vez en el ámbito turístico– en referencia al intento de Hacienda de embridar la actividad de las viviendas turísticas con el fin de que contribuyan con sus impuestos al mantenimiento del estado del bienestar, como cualquier otra actividad económica.

Hoy nadie duda, o casi nadie, de que el alquiler de pisos a los turistas ha dejado de ser una práctica "colaborativa" y se ha convertido en un negocio de una dimensión impensable hace 5 años. Según Exceltur, en España ya hay tantas plazas en este tipo de oferta turística como en la conocida por "reglada", es decir, el resto, que incluye hoteles, pensiones, campings, casas rurales...

No se trata pues de un sobresueldo. La Comisión Europea determina que el 10% de las personas que ponen en alquiler casas a través de Airbnbconcentra el 65% de la facturación total canalizada a través de la plataforma. En Mallorca, Exceltur ha detectado una mujer que alquila 722 viviendas a través de estos sistemas digitales.

El Decreto Ley de Hacienda aprobado por el Consejo de Ministros de finales de junio no dice que los dueños de pisos en alquiler, igual da que sean para turistas o nativos, deban pagar impuestos. Eso está legislado hace mucho tiempo. Lo que el Gobierno hace en esta ocasión es apretar las tuercas a las plataformas que intermedian en el alquiler de casas turísticas para que aporten información de todas las operaciones que se realicen en suelo español.

Determina que periódicamente deberán realizar una declaración incluyendo el nombre de los titulares de las viviendas, de los clientes que se alojan, los días que pernoctaron, el importe abonado y un número de referencia catastral. Con todo ello, será muy sencillo para Hacienda pedir a los dueños de los pisos que paguen sus impuestos. Sin esta información, se explica que el 90% de los propietarios defraude sus impuestos, según datos de Exceltur.

Airbnb dice que los "anfitriones" quieren pagar impuestos y ha elaborado una guía para que sepan cómo hacerlo. Sin embargo, se niega a dar los datos que le solicita Hacienda.

Es probable que elijan ir a los tribunales, posiblemente, con el fin de ganar tiempo, pero si los bancos dan los datos, ¿por qué no ellos?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento