Cuentan que hubo un tiempo en el que los españoles ganaban cada año más dinero. Aunque los precios subían, los sueldos también lo hacían.Pero hace ya mucho que la nómina –cuando se tiene– apenas da alegrías, si no son sustos. Y el día a día cada vez está más caro. La economía de la gente necesita toda la atención.