Es día de reivindicación, de defender la dignidad en el trabajo, de luchar por que la recuperación llegue a todos. El mundo está en constante cambio, pero algo no varía desde 1890: cada 1 deMayo, los sindicatos llevan la voz de los trabajadores a la calle.Este año han puesto el acento en las pensiones y la desigualdad salarial de las mujeres. La crisis llega a todas las instituciones y los sindicatos saben que también ellos deben adaptarse a las necesidades sociales.