Hace seis meses, Lennon vino al mundo en Dénia. Antes de abandonar el hospital, Mª José trata de inscribir a Lennon a nombre de sus dos madres. Pero el ordenador detiene el proceso bajo la premisa "Caso de exclusión no especificado". Aquí comienza la discriminación de Lennon, Mª José y Brenda. ¿Y esto por qué? A las parejas de mujeres se les exige un certificado lo suficientemente importante como para que las instituciones nieguen al menor el derecho a una filiación completa y real. "Creía que los derechos en España estaban más garantizados", recalca Mª José. Una afirmación lógica teniendo en cuenta que a ningún padre heterosexual le piden un certificado de ADN que justifique la filiación. Mª José tiene razón. Este caso evidencia que urge una Ley de Igualdad LGTBI. Por Lennon y por niñas y niños como él.