Las cuentas nómina se han convertido en uno de los principales campos de batalla de los bancos. No en vano, los clientes suelen tener su principal contacto con la banca a través de sus cuentas, el trampolín que les permite acceder al resto de los servicios. Para atraer a nuevos clientes, la banca se ha tenido que reinventar; hemos pasado de las clásicas vajillas a regalos más acordes con los tiempos que corren como televisores, aunque la última moda es regalar dinero en efectivo o cheques para gastar en establecimientos como Amazon. ImaginBank, Coinc, Abanca o Ferratum Bank son algunos de los bancos que se han sumado a esta nueva tendencia.

Para diferenciarse de la competencia, la banca no ha tenido más remedio que añadir nuevos servicios a sus cuentas, sobre todo en el terreno tecnológico; hemos asistido a la generalización de los pagos con el móvil, la llegada de los chatbots o el envío de dinero por WhatsApp. Un buen gancho para captar a los millennials, que en su mayoría, según un estudio, preferirían ir al dentista que escuchar a su banco.

Por otra parte, algunas entidades tradicionales, como Bankia, Abanca o BBVA, han acercado su propuesta a la de la banca online, con el estreno de cuentas contratables por Internet a través de videoconferencia, sin comisiones y sin ataduras. Unos cambios necesarios para competir con las fintech, el nuevo frente de la banca.