Cada crimen machista nos desgarra, pero cuando el asesinato es ante los hijos, el dolor el superior. ¿Qué puede ser más cruel para un niño que ver cómo matan a mamá? Los menores son además un simple número en los recuentos porque el bloqueo político ha impedido desarrollar el punto del Pacto de Estado sobre las "víctimas indirectas". Un motivo más para que mañana tiñamos la calle de violeta.

Información relacionada