Empieza a correr el tiempo para tramitar los Presupuestos y sobre todo para conseguir los apoyos y aprobarlos.

Son imprescindibles los votos de los independentistas, que mantienen un lío interno monumental: Torra sigue enquistado en el ‘no’ y amenaza incluso con una crisis de Govern, mientras ERC defiende su derecho a decidir.

Si Pedro Sánchez lo consigue, será con el tictac hasta el último segundo.