Cristiano Ronaldo se marcha del Real Madrid. Tanto va el cántaro a la fuente que al final... se rompe. Han sido tantas tristezas y faltas de cariño que a veces CR7 parecía más un fado que una estrella mundial de fútbol, muy bien pagada por el Real Madrid. Cada dos por tres, entre gol y gol, Cristiano preparaba sus altavoces y, entre su entorno y sus amigos, aireaba su supuesta pena.

Con su marcha todos pierden, menos la Juventus: Cristiano, el Real Madrid, la Liga... y también un poco la prensa. Pierde sobre todo el Madrid, que se queda sin el que dicen que ha sido el mejor jugador de su historia y sin 40 goles al año. Ahora deberá encontrar a dos jugadores que marquen  20, porque localizar otro Cristiano será muy complicado.

En estas nueve temporadas, Cristiano Ronaldo ha crecido con el Real Madrid. Rodeado de buenos compañeros, ha conseguido tapar al Barcelona de Leo Messi y de Guardiola. Se ha subido a las barbas del argentino pese a que el mundo quería proclamar a como el mejor del universo. En el Bernabéu ha tenido el mejor escaparate para mostrarse al mundo y ganarle a Messi los Balones de Oro, los The Best y alguna que otra Champions League.

Ahora todos debemos encontrar un sustituto. El Real Madrid para tener esos 40 goles y nosotros para las noticias que generaba el portugués; las alegres, con sus goles, y las polémicas, que generaba con sus gestos, enfados y tristezas. Incluso el propio Cristiano Ronaldo deberá hacerlo exageradamente bien ahora para lucirse en un escaparate con muchísima menos proyección.

Esta ‘operación salida’ me ha parecido una jugada maestra, otra más, de Florentino Pérez. Se ha desprendido de su estrella por unos 100 millones de euros casi una década después de haberle fichado por 95 millones con 10 años menos. Y lo más importante para el presidente es que no pasará a la historia como el ‘liquidador’ de Cristiano Ronaldo porque está clarísimo que es el portugués quien se quiere ir por lo que entiende que es falta de cariño. Además, por si había dudas, en estas últimas semanas el Real Madrid le ofreció el mismo cariño, 30 millones de cariños, que ahora le dará la Juventus.

Adiós y muchas gracias, Cristiano Ronaldo, por todo lo que diste a la Liga. Sólo quiero recordarte que jugaste seguramente en el mejor equipo del mundo. En el mismo en que lo hizo Don Alfredo Di Stéfano, que también se fue con cinco Copas de Europa. Luego llegaron otras ocho porque, como él mismo dijo cuando jugaba en el Madrid: ‘Este club es eterno y ninguno es mejor que todos juntos”. Cuando se fue, nunca más ganó nada mientras que el Real Madrid siguió cosechando títulos. Te deseo, Cristiano, que seas tan feliz como va a serlo el Real Madrid sin ti.