Iñaki Cano  Redactor Sportyou

¿Y los culés no protestan por lo de Roma?

Iñaki Cano.
Iñaki Cano.
SPORTYOU

No me podía imaginar que la afición de uno de los clubes más grandes del mundo recibiría a sus jugadores como si nada hubiera sucedido cuatro días antes en Roma. El FC Barcelona viajo allí con una ventaja de tres goles y fue eliminado por un equipo más pequeño. El 'Súper Barça' que ha invertido unos cuantos cientos de millones de euros para superar al Real Madrid volvió a caer antes de las semifinales de la Champions. Y los culés, en el Camp Nou, como si nada hubiera sucedido.

Dice un refrán español que quien calla otorga. Pues eso. Frente al Valencia CF, un partidazo de Liga en teoría (como se vio después en la práctica), acudieron 20.000 aficionados menos, deduzco que en señal de protesta. Porque los 69.544 culés que sí fueron asumieron con silencio y nulas protestas que el Barça, aunque gane la Liga y la Copa, es inferior a su máximo rival. No comprendo que los entendidos aficionados del Barça no recibieran a sus jugadores con una estruendosa pitada tras ver otro año más al Real Madrid en semifinales y a los suyos con el ¿mejor? jugador del mundo viendo la Champions por televisión.

Leo Messi, del que algunos siguen gritando a los cuatro vientos que es también el mejor de la historia, sigue desaparecido en combate. Con el Mundial a la vuelta de la esquina, teme lesionarse y volver a defraudar a sus paisanos en la selección. Quizás por eso se le ve deambular por el campo. Sí estuvo contra el Leganés. Desapareció en el Olímpico de Roma, y salvo en uno de sus ‘zigs-zags’, tampoco dio señales frente al Valencia. Ganar la Liga y la Copa con el ¿mejor? en la plantilla es impresionante pero asusta mucho más que el Real Madrid pueda ganar otra Champions League sin tener a Messi.

El Barça le ganó al Valencia 2-1 y superó, eso sí, el título-récord de la Real Sociedad, que estuvo 38 partidos sin perder. Ahora presume el Barça de la mayor racha de la historia de la Liga gracias, sin duda, a la excelente actuación de Ter Stegen, que pese al gol encajado por debajo de la cadera salvó a su equipo con cuatro impresionantes paradas. Quizás por eso los culés despidieron a los suyos con una ovación, como si lo de Roma no hubiera pasado y como si lo del sorteo sorteo de las semifinales de la Champions sin el Barça fuese de otro planeta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento