El cliente hipotecario no paga el impuesto, las regiones seguirán ingresando millones necesarios antes de las urnas de 2019, la banca recuperará el dinero con más intereses y comisiones y Moncloa asegura que defiende a la gente con un decreto apresurado. ¿Los jueces? Ponen la otra mejilla. Al Supremo no se le vota. El resto se juega negocios y votos.