Al PP no le da miedo gobernar Andalucía con el apoyo de Vox. Creen que lejos de quitarle votos, saldrían reforzados; a Cs sí le inquieta ayudar en esa investidura: temen la reacción de sus socios liberales de la UE, que ven en Abascal a Le Pen.

Pero saben que tampoco se pueden poner de perfil y dejar al PSOE en la Junta. ¿Y PSOE o PP le dejarían presidir a Cs? Dicen por ahora que no. La solución está aún lejana.