Si los jóvenes ya no se compran casa no es porque no les guste atarse a una hipoteca. Simplemente es porque su sueldo (los que lo tienen) lo hace inviable.Si no se independizan, en muchos casos vuelve a ser por un motivo económico.

Ysi ahora se dispara la cifra de jóvenes (y no tanto) que alquilan solo una habitación, compartiendo piso con  desconocidos, no es porque sea una moda. Vuelve a ser por dinero.

En la pasada legislatura, la vivienda fue el gran compromiso fallido del Gobierno y los grandes ayuntamientos. A ver si ahora recuperan esa asignatura pendiente.

Noticia relacionada: