52.000 muertos al año. No es el balance de una guerra, sino el que los expertos atribuyen al consumo de tabaco en España. Unas 2.000 víctimas ni siquiera fumaban, aunque sí tragaban el humo de otros.

Ello explica que dos tercios de la población estén hoy a favor de prohibir el tabaco en estadios, piscinas y conciertos al aire libre, o incluso en los vehículos privados. Son los que no quieren asumir los riesgos ajenos del maldito tabaco.

Información relacionada: