De crisis del PSOE a crisis de Estado. El PSOE, partido hegemónico de la izquierda, se divide en al menos dos pedazos. Gane quien gane la guerra, imposible volverlos a pegar. Es una implosión, y también una explosión. La onda expansiva afectará a todo su entorno: partidos, instituciones, ciudadanos. La crisis del PSOE es también crisis de Estado.