El símil del atasco, cuando los conductores de un carril siguen bloqueados mientras los del contiguo arrancan, ilustra la dificultad de los asalariados en su carrera contra la inflación.  Suben los precios de los alimentos más saludables de la cesta de la compra, pero los sueldos suben al ralentí. Un pacto de rentas, lograr que la mejoría llegue a los peor pagados, debe ser prioridad para Gobierno, oposición y agentes sociales.