Si llueve o no, si hace frío o calor, ya no es una conversación de ascensor. Tras la falta de agua o de la 'boina' que cubre el cielo hay un problema que nos afecta a todos. Los jóvenes, según revela el informe Ulises, son los más preocupados. En su mano están los gestos cotidianos. La responsabilidad de actuar compete a toda la sociedad, a políticos, empresas y gobernantes.

Informaciones relacionadas: