No, no voy a escribir de hospitales ni de residencias de ancianos. Hoy, el tema son los míticos residency shows en Las Vegas, gracias a los cuales, un montón de artistas pueden seguir dando conciertos sin el ajetreo de estar de gira actuando en un país diferente cada día de la semana.

Desde que en la década de los años 40 el famoso pianista Liberace fuese pionero en este tipo de espectáculos, muchos cantantes como Frank Sinatra, junto a los Rat Pack en los años 50, o Celine Dion, más recientemente, han optado por esta opción de cara a poder seguir en activo y llevar un ritmo de vida normal. Además de ser algo cómodo, es muy rentable.

Sin ir más lejos, según Billboard, la diva canadiense habría tenido la residencia más exitosa de la historia en Las Vegas, generando una auténtica fortuna gracias a un espectáculo visto por más de tres millones de personas en más de 700 noches inolvidables.

Las entradas, tampoco son nada baratas. Elvis Presley, el mago David Copperfield, Elton John, Britney Spears, Jennifer Lopez, Ricky Martin, Bruce Springsteen o el mítico Circo del Sol, han tenido, o tienen, espectáculos en Las Vegas. Lady Gaga, sin ir más lejos, acaba de estrenar el suyo, y la última en anunciar su próxima estancia en Las Vegas ha sido Christina Aguilera.

La cantante del Genio Atrapado hizo oficial un rumor que lleva años circulando en el programa de la todopoderosa Ellen DeGeneres esta misma semana. Esto no solo pasa en Las Vegas, los entornos de artistas como Luis Miguel, que hizo 25 conciertos seguidos en Ciudad de México, o Michal Jackson, que habría hecho 50 en Londres de no haber muerto, saben perfectamente que una residencia, no es una retirada, sino un negocio muy rentable y con las comodidades que un autobús con cama o un avión privado no pueden ofrecer a las estrellas.